Cuando el 6 de mayo de 2017 Eliud Kipchoge cruzó la meta en Monza, entre las muchas personas que estaban esperándolo para felicitarlo por haber quedado a tan solo 25  segundos de quebrar las dos horas, estaba Jos Hermens. Eliud, primero arropado por su entrenador Patrick Sang y después por Paula Radcliffe para la televisión exclusiva de Nike, es el mejor maratonista del mundo pero cuando está en Kenia, en el campamento que Jos montó a través de sus empresas NN Running Team y Global Sports Communication, afirma que es apenas “uno mas”. Lo mismo para Geoffrey Kamworor, multicampeón mundial de cross country, que en 2017 y después de quedar cerca el año anterior, se sacó las ganas al ganar el prestigioso maratón de Nueva York. El abrazo entre Geoffrey y Jos en Taverns on the Green fue casi paternal.

En la época en la que en los Países Bajo sólo se hablaba de Johan Cruyff, Hermens establecía dos veces el récord nacional en la distancia de cinco mil metros en pista y se convertía en un corredor fulgurante apalancado por sus rasgos distintivos. Compartía pelo al viento y un bigote prolífico cuidadosamente retocado con otro ídolo de aquellos tiempos que acabaría con otro final, Steve Prefontaine. Eran tiempos en los que los corredores de fondo europeos y americanos prevalecían por sobre los africanos, que aparecían de vez en cuando y sin demasiado anuncio. Después de sus lesiones recurrentes, Hermens se convirtió en un ex atleta que firmaría su vínculo con el atletismo para siempre. Comenzó a trabajar para Nike inmediatamente después de retirado hasta que en 1985 fundó Global Sports Communicatión, su propia agencia de management.

1200px-Jos_Hermens_1975

Con sede en Holanda y un staff de managers especializados por cada disciplina del atletismo de fondo, Global Sports acaparó durante los últimos treinta años el pasado, presente y el futuro del atletismo de larga distancia, desde Haile Gebrselassie a Kenenisa Bekele pasando por Yomif Kejelcha. En 2016 y con la era de la comunicación ampliada gracias a la irrupción de las redes sociales, Jos sintió que las amplias fronteras de GSC debían tener su punto de conexión en distintos lugares del planeta que incluyeran campamentos de entrenamiento en altura donde el atleta pudiera alojarse, convivir con sus compañeros, distenderse y preparar sus objetivos. Atletismo de altísimo rendimiento con una simple pero efectiva estrategia de marketing, un verdadero running team pero de atletas profesionales. Con el apoyo de Nike, que lo acompañó durante toda su carrera, y NN, comenzaba el NN Running Team capitaneado por Jos Hermens, un grupo de entrenamiento ramificado por todo el continente africano.

La insistencia para hablar con Jos Hermens, comenzó a finales de 2017 y continuó en los primeros días de 2018. Del otro lado de la computadora, Yvonne, miembro de Global Sports, le había dicho a Fartlek que una posibilidad de entrevista era difícil por la agenda de Jos, pero que estudiarían la posibilidad. Cuando le mencioné la hipotética conversación a Marc Roig, pacemaker del NN Running Team y masajista del equipo, me envalentonó con un “Paciencia, se dará”.  La chance de entrevistarlo por aquellos días de enero, intercambio de mails mediante, cobraba fuerza aunque sin fecha establecida esa chance era sólo un rumor. El jueves 18 de enero a primera hora recibí el último correo de Yvonne, desde Países Bajos. “Jos Hermens te espera en el teléfono a las 14 hs, hora de Argentina”.

Primera parte: Comienza el viaje

“Actualmente representamos a más de ciento cincuenta atletas, pero tenemos veinticinco empleados, así que no es algo (por Global Sports) que manejo yo solo. Por ejemplo, tenemos a dos personas responsables por la parte administrativa quienes trabajan la parte financiera para las competiciones, los patrocinios entre otras cosas; gente quien hace el marketing; gente quien trabaja de manera íntima con los atletas.”, comienza la entrevista Jos Hermens desde sus oficinas en Nimega. Para materializar esa sinergia  entre las partes de Global, Jos menciona el ejemplo de Valentijn Trouw, manager especial de Eliud Kipchoge, como uno de sus principales laderos. Si bien la empresa comenzó en la década del 80, con el irrefrenable crecimiento del atletismo de larga distancia en el mundo y especialmente desde la irrupción en Africa, la organización cobró mucha popularidad. “Creo que tenemos una organización fuerte y de hecho estoy seguro de que tenemos la organización más grande, estoy muy feliz y orgulloso de ella.” Cuenta que trabajan más de setenta personas por todo el mundo, desde China a África. Y enumera: “Entrenadores, fisioterapeutas, mucha gente variada de China, de India. Este fin de semana estamos ayudando a la gente en Mumbai con un maratón. Es una organización grande que ha crecido mucho desde que empecé solo en 1985. Cada vez vamos sumando más gente, creando nuevos objetivos…así que ha sido un largo viaje”.

DSC_0013.JPG

Actualmente, Global Sports tiene atletas representados de más de veinticuatro países, algo que enorgullece a Jos Hermens. “Trabajamos en muchos lugares distintos y es lindo intercambiar. Me gusta trabajar con jóvenes y observarlos crecer. Te presentan con atletas de 17, 18, 19 años y esperas ir con ellos juntos en el camino hacia el éxito, pero los desarrollas como persona también. No es que simplemente los haces correr, saltar, y luego “dame mi 15%”. Hay que estar disponible cuando tengan problemas. Ser persona de elite en el mundo de deportes está más allá de la suerte. No es todo positivo. Hay muchas cosas negativas. Hay heridas, problemas personales… Tratamos de apoyarles a los atletas con todo y ayudar en su crecimiento como seres humanos que es tan importante como la parte de ser atleta.”

África y Occidente

Adentrándonos en la profundidad de la entrevista, le pregunto si cree que en el atletismo de fondo la brecha entre África y Occidente se ha achicado: “Creo que hay cada vez más europeos y sudamericanos que se están acercando al nivel de los corredores de África, pero el problema está en la cantidad. Antes había muchos corredores buenos de México, de Colombia y Bolivia por la altitud, algo que ahora se ha perdido. Cuando fui a correr a San Pablo había muchos corredores buenos de Colombia y de Bolivia en ese entonces. Colombia tiene buenos ciclistas, pero ¿por qué no tiene buenos corredores? Es una pregunta interesante. Estamos organizando una reunión en Colombia y quizás podamos hablar sobre el tema para mejorar este problema. Para responder más a tu pregunta, hay muchos africanos muy motivados, pero por ejemplo Mo Farah viene de Somalia y no hay alturas allá, pero entrena en la altitud en Etiopía y ahora es uno de los mejores del mundo. No vino de Kenia, Etiopía o Uganda, vino de Somalia y después vivía en Inglaterra en altitudes bajas así que es posible tener éxito con un buen equipo, con buena gente alrededor…no es fácil, pero es posible.  Creo que el gap se cierra cada vez más, pero África seguirá adelante porque tiene una gran cantidad de atletas buenos.”

Sobre el éxito de Kenia y Etiopía en el maratón, Hermens aclara que además de componentes genéticos y fisiológicos, hay otros socio culturales: (Los africanos) “Están muy motivados por la cuestión de la pobreza. El dinero que pueden ganar corriendo es más que lo podrían ganar en toda la vida trabajando de otra manera. Así que si uno es pobre, y se nota que tiene talento, por cierto va a usar este talento.” Y ejemplifica con el fútbol: “Ves lo mismo con los jugadores de futbol de Argentina o de Brasil. Messi viene a Barcelona, y por supuesto esta plata es demasiado…pero muchos jugadores jóvenes tienen este sueño. La plata que reciben al ganar un maratón no compara con la plata de futbol, pero igual motiva. Pero creo que son la genética, la altitud y la motivación, los factores que siguen siendo fundamentales. En Holanda la vida es más relajada y los padres quieren que los hijos vayan a estudiar porque saben que hay poca oportunidad para ganar dinero en el deporte y menos todavía con el atletismo de larga distancia.”, agrega a modo de contraste.

stefverstraaten_maart2008

El caso más resonante es el de Estados Unidos, que con una buena cultura de educación deportiva universitaria viene trabajando en equipo desde hace años, logrando destacar a sus atletas incluso por sobre muchos africanos. Shalane Flanagan, Jordan Hasay, Molly Huddle, Emma Coburn o Galen Rupp son solo algunos de ellos. Jos coincide en que “Allí hay cada vez más progreso. Sus atletas son importantes y son buenos. Entrenan de manera científica y son muy profesionales. Tienen sus equipos para los atletas y el dinero para invertir, además de entrenar en altitud. Ellos emulan mucho África y hasta hacen algunas cosas mejores de lo que las hacen allí, como los cuidados médicos. Intentamos hacerlo en África, pero no es fácil cuidar a cientos de atletas con sus lesiones y su salud”. Sobre la última gran aparición de occidente, Sondre Moen, Hermens afirma que Es lindo, pero sería bueno tener a mas atletas europeos y sudamericanos corriendo a ese nivel. Estoy seguro de que existe el talento, pero no hay sistemas de apoyo. No tienen los fondos para crear los equipos, para pagar a entrenadores, fisioterapeutas, para crear campamentos de altura, para tener nutricionistas, etc. Estados Unidos ha avanzado bastante, pero sería lindo ver avanzar a los otros países también.”

Eliud Kipchoge vs. el tiempo

Volviendo al fotograma de aquella hazaña de Breaking2 en Monza, nos toca charlar sobre Kipchoge, a quien Hermens conoce bien. La primera pregunta cae de madura y es puramente exitista: ¿Podrá el hombre correr debajo de las dos horas? “Eliud podría haber roto las dos horas (ese día se quedó a 25 segundos). Cometimos un error y tuvimos mala suerte. Nos habíamos fijado en la humedad y debería haber sido alrededor de 60 pero en realidad llegó a los 82, una taza muy alta que hace gran diferencia y eso nos pasó factura. Con la diferencia de humedad fueron 24 segundos y también tuvimos mala suerte con una nueva bebida. Antes, habíamos testeado una vuelta antes de los tres kilómetros, había un metro de distancia que nos separaba y él no podía vernos, por ende no podíamos darle de beber. Así que no tenía ni la hidratación ni la energía suficientes. Si no fuera por la combinación de la humedad y la falta de bebida hubiese terminado bajo de dos horas. Podés planificar y ser científico, pero hay cosas que no podés incidir.  Si hubiéramos estado por el otro lado podríamos haberle dado más bebida, más carbohidratos y podría haber roto las dos horas”, remarca Hermens con mucha seguridad.

Yendo hacia las fortalezas de Eliud, que viene de ganar por tercera vez consecutiva el maratón de Londres, su novena victoria en diez maratones disputadas (incluso con el tercer mejor registro en la distancia logrado en Londres, 2:03:05) además posee medallas olímpicas y mundialista en la pista, Jos Hermens no duda: “Tiene talento y es inteligente, además de ser muy profesional, muy disciplinado. Está siempre aprendiendo, siempre buscando más para aprender. Por supuesto antes perdió, pero ahora es el mejor. Vive a veinte metros del campamento e incluso los fines de semana viene al campamento para que nadie, ni la familia ni otra gente, lo moleste. Esto es profesionalismo. Él vive por su deporte”. Para graficar aún más el nivel de compromiso de Kipchoge, coteja con Bekele: “Es más difícil para Kenenisa, que vive en Adis Ababa y tiene sus negocios allí. Está demasiado ocupado con otras cosas y no puede enfocarse en correr. Al fin, son los atletas que eligen lo que quieren. Son independientes. Son adultos y son capaces de decidir que quieren.”, dice sin ningún tipo de vuelta.

Segunda parte de la entrevista

DSC_0018

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

w

Connecting to %s