Jerónimo Bravo está empacando su maleta con destino a Berlín. De no ser porque su pupilo estelar, Zerzenay Tadese correrá junto a Eliud Kipchoge, Wilson Kipsang y cuarenta mil aficionados el maratón más rápido del mundo, uno podría no detectar cuáles son los planes de Bravo. Entrenador prolífico del atletismo de fondo, no cree en las condiciones generales para un rendimiento particular y prefiere el trabajo minucioso sobre cada uno de sus alumnos. Además del eritreo, recordista mundial en medio maratón (58:23) Jerónimo dirige las vidas atléticas de atletas de fuste como Teklemariam Medhin, la colombiana Kelly Arias o el prometedor Aron Kifle. 

Breaking 2, el marketinero experimento de Nike para bajar las dos horas que tuvo a Kipchoge como figura a veinticinco segundos de la proeza, lo tuvo como un protagonista secundario del que no tuvimos flashes pero que, al igual que el resto de los entrenadores le sirvió para anotar elementos claves en su dossier. Ahora, junto a Tadese van por esa regularidad tan ansiada en el maratón. Desde Casa de Campo de Madrid, la fortaleza que supo construir en su pasado como atleta y que hoy sirve de bastión para sus entrenados, responde algunas preguntas que le hicimos.

¿Cuántos atletas tienes hoy entrenando en tu grupo y cuáles son sus objetivos?

Actualmente tengo dieciocho africanos, también tengo atletas latinoamericanos, mejicanos y colombianos. Con Tokio a largo plazo, el Mundial de Doha a corto plazo en 2019 con una parada en el el campeonato mundial de Cross de Copenhague del próximo invierno -boreal-.

¿Cómo está Tadese hoy y cuánto influyó Breaking 2 en su presente?

Tadese está bien, está entrenando, tuvo una pequeña lesión que lo retrasó pero en las últimas semanas el entrenamiento fue bastante bueno. De B2 recibió confianza, aunque el resultado final fue de 2:06, corrió bastante sólo, pasó la media maratón debajo de la hora y mucha de la primera mitad de carrera a ritmo de récord mundial. Creemos que eso le hizo bien a su confianza.

Muchos tuvimos la impresión de que el proyecto de Nike desgastó a todos fuertemente, menos a Kipchoge. ¿Es sólo una percepción o una realidad?

Es relativo, en el caso de Desisa hizo podio posterior en Nueva York, y sabemos que no es fácil hacer podio. En el caso de Tadese corrió el maratón de Chicago siguiendo a Galen Rupp buena parte de la carrera, pero una molestia en el gluteo mayor le impidió seguir. De no haber sucedido eso, creo que habría hecho un gran maratón. Evidentemente el Breaking 2 fue un desgaste psicológico, físico, pero estuvo bastante controlado y la recuperación de los atletas fue casi completa.

En el caso de Eliud, en una entrevista reciente que le hice a Jos Hermens, él aseguró que la diferencia en segundos se dio porque habían fallado por unos metros en la hidratación, sumado a la humedad. ¿Cuál fue el inconveniente de Zerzenay?

Hubo varios problemas de Tadese en el Breaking 2, pero los principales fueron no haber recogido bien las botellas de hidratación, repitiendo ese error de otros maratones. Mejoró, pero aún así bebió un 50% menos que lo que debería haber tomado. El otro problema que nadie recogió, vio o quiso notar, fue que Tadese corrió por fuera (como se ven en los videos) prácticamente toda la carrera. En un circuito circular eso es agotador y desgastante ya que básicamente se corren más metros. Por ejemplo, en el paso del medio maratón, Zerzenay corrió doscientos metros más que Kipchoge, es decir 21,300m. Eso fue una tontería, pero sabemos que su posición en carrera no fue la mejor y lo pagó caro.

Tadese posse una gran economía de carrera pero a través de un documental de Nat Geo vimos también algunos inconvenientes, ¿Cuánto se puede trabajar sobre la estructura del atleta de élite?

En un atleta de elite como Tadese o Kipchoge, se pueden modificar la parte estructural del entrenamiento, como la hidratación o nutrición, los planes de entrenamiento o la altitud donde entrena, pero la idiosincracia propia del atleta es complicada de modificar.

Su WR en medio maratón parece imbatible al menos actualmente. ¿Crees que volverá a intentarlo en esa distancia o está listo para batir el WR en Berlín?

Sobre el récord del mundo del mundo de medio maratón hay algunos que se han acercado, creo que ese momento llegará, al fin y al cabo las generaciones se superan sólo por el paso del tiempo. No sabemos si -Zerzenay- volverá a atacar un récord mundial de maratón, sí que nos gustaría volver a correr por debajo de 59′. Sobre sus posibilidades en Berlín, sería presuntuoso de mi parte hablar sobre un posible récord mundial estando allí Kipchoge y Kipsang. Nuestro objetivo es bajar las 2:06 del Breaking 2. Dejame pensar primero en 2:05 y después veremos el 2:02 (risas).

Su17_RN_BREAKING2_RaceDay_GroupShot_034_native_1600
De izquierda a derecha: Lelisa Desisa, Eliud Kipchoge y Zerzenay Tadese, en la presentación a la prensa de Breaking 2.

Sos un gran entrenador de fondo, ¿Cuáles son los pilares fundamentales de Jeronimo Bravo como entrenador?

En los principios básicos del entrenamiento está el sentido común y observar al atleta como una individualidad dentro de un grupo. Creo en los entrenamientos grupales para compartir entrenamiento, pero creo que cada atleta debe ser observado y entrenado de forma individual. No es el mismo entrenamiento para Tadese que para Klifer, hay diferencias en el entrenamiento de Kelly Arias y el de Medhi. Los patrones no existen, hay que tener un amplio repertorio de habilidades y estrategias para entrenar como para poder identificar que es lo que el atleta necesita y buscar la solución para ese atleta. Ese principio está basado en el sentido común, en la reflexión y en el análisis uno por uno y no en re concebir que lo que me haya funcionado, por ejemplo con Tadese, tiene que ser el dogma para el resto de los atletas.

Jeronimo-Bravo-entrenador-de-Zersenay-Tadese-03-1024x576
Jeronimo Bravo dando una charla frente a un grupo de corredores aficionados

La historia cuenta (y es ya muy famosa) que uno de tus grandes secretos para moldear a Tadese y a muchos otros atletas de elite fue la casa de campo madrileña. ¿Seguís apostando a tu país como formador de atletas? ¿Cuánto tiempo distribuís entre España y Africa en sus preparaciones?

La Casa de Campo sigue siendo un lugar habitual, es un privilegio tener un pulmón verde en Europa, con lugares desde carreteras hasta circuitos de cross pasando por terrenos ondulados o llanos. Ahí entrené yo y seguiremos entrenando. La parte más específica la hacemos aquí, luego cada atleta prepara el ciclo también en su lugar de origen. La parte más concreta del entrenamiento intentamos que sea aquí.

¿Crees que se ha achicado la brecha entre los africanos y occidente? Como entrenador, has tenido varias experiencias pasando tiempo en México y Estados Unidos.

La brecha se puede estar acortando por varios motivos, por un lado los africanos han entrado en una crisis de rendimiento, de marcas, aunque siguen dominando las carreras. Hay otro factor, que es que una potencia como Estados Unidos con la cantidad de materia humana y recursos materiales redunda en muchos atletas, como se ve en los hombres pero sobre todo y llamativamente en las mujeres. El sistema europeo estaba quedando obsoleto, nos estábamos adaptando a la sociedad occidental donde vivimos. Creo que han habido algunos atletas europeos que entendieron que así no se podía continuar, y así como un jugador de basquet se marcha a jugar a la NBA y toma lecciones de lo que sucede allí para implementarlo en su país, en el atletismo pasa lo mismo. Si quieres correr como ellos, tienes que vivir como ellos, entrenar como ellos y sobre todo tener la mentalidad de ellos. Eso, sumado a lo primero, que algunas marcas en pista y calle están decayendo, puede haber acortado la brecha momentáneamente.

Hace poco, en una entrevista que -el periodista- Hernan Sartori le hizo a Sebastian Coe en Buenos Aires, el presidente de IAAF dijo que busca atraer nuevos fans al mundo del atletismo y que ya no sólo se trata de disciplinas deportivas, sino que también es un show. ¿Estás de acuerdo con esa afirmación?

Estoy de acuerdo con Coe en que hay que buscar maneras de adaptar al público al atletismo. Sucede que el atletismo es una disciplina para entendidos, con aspectos muy visuales y demasiados tiempos muertos. Es decir, es inevitable que entre salto y salto haya puntos muertos de dos minutos, o tres minutos entre cada carrera. Para quien no corre es difícil de entender, es una actividad basada en la prolongación en el tiempo. Habrá que buscarle la vuelta, pero a quien no le gusta el atletismo es complicado “metérselo” visualmente.

El mundillo actual del fondo y el medio fondo experimenta un boom de estadísticas, atletas que buscan récords y comparativas con décadas pasadas. ¿Crees que eso le hace bien al atletismo o acerca más a la obsesión por el dopaje en pos de cualquier cosa?

Yo creo que la mayor parte de las comparativas son para criticar lo del pasado y remarcar lo bien que se está haciendo todo en estos tiempos, lo limpio que se está haciendo todo ahora. No creo o no deberían ser determinantes esas comparativas para que los atletas tengan la excusa o no de utilizar métodos prohibidos. Al contrario, intentan legitimar lo que se hacía antes diciendo que antes estaba todo permitido, y son excusas. Cada uno tiene que vivir su momento presente, su carrera deportiva en el momento que le toque hacerlo.

Lamentablemente entrenadores que presumíamos eran prestigiosos en pista y campo como Rosa, se han visto envueltos en escándalos por atletas keniatas. Sumado a la trama rusa, a las sospechas de la USADA con Salazar… ¿En qué porcentaje crees que un entrenador es responsable de la conducta de sus atletas? ¿Cómo ves el sistema actual de lucha contra el dopaje?

Desgraciadamente, el doping está presente desde que comenzó a practicar cualquiera de ellos. La responsabilidad del entrenador tiene que ser diferenciada, en algunos casos el entrenador hace más de agente ayudando a que el atleta haga trampa, son tramas y vinculaciones más organizadas. Después, están los casos donde el atleta infringe las leyes sin consentimiento y conocimiento del entrenador. Sí yo creo que un entrenador de experiencia tiene que saber y detectar cuando su atleta hace trampa, tiene que observar esos cambios llamativos. Un atleta de 28 minutos no se convierte en uno de 26 bajo la tutela de ningún entrenador, es imposible que eso suceda. Puede mejorarlo, porque hay entrenadores muy malos que perjudican más que beneficiar, pero creo que cualquier entrenador que vea mejoras brutales una vez que echa su orgullo a un lado tiene que ser consciente de que algo más ha habido. Ahí es cuando debe venir la labor del entrenador para hablar con el atleta.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s