E036 Fartlek Talks Podcast: Luis Molina

El domingo 19 de septiembre no fue un día más para Luis Molina, aunque tampoco tuvo mucho de diferente del resto de sus días hoy. Al igual que en San Luis, con su pareja Carla, o como en la pista, últimamente Luis pudo volver a rescatar el tesoro mas preciado: volver a ser feliz. De cómo el sueño de ser olímpico se transformó en una pesadilla posterior que lo angustió, le provocó un vacío muy grande, lo hizo llorar y hasta amenazó con privarle de hacer lo que más le gusta, correr. La cuarentena le permitió salirse para mirar la perspectiva y en San Luis encontró la paz que le permitió volver a creer y a confiar primero en otras personas, y después en él mismo. Detrás de su 1:05:39 que le valieron el Campeonato Nacional de Medio Maratón, Luis Molina enfrentó con mucha humildad un proceso que lo trajo de vuelta. La resurrección, como describió él. De eso y de mucho más, en esta conversación. 

“Después de los Juegos de Río 2016 me costó encontrar confianza, en esos vaivenes ya no tenía motivación, me sentía vacío, no quería estar ahí. Fueron años duros, yo intentaba encontrarme conmigo de nuevo. En enero de este año empecé a entrenar con Oscar Ojeda, que es discípulo de mi ex entrenador Cesar Roces, él me devolvió la confianza y las ganas de competir. Yo había dejado de disfrutar este deporte. Fue una lucha constante de muchos lados, me costaba llegar a fin de mes. Tenía mucha presión también, de mi y de muchas personas, muchas veces la gente no entiende eso. Mi mundo giraba alrededor de entrenar, estaba obsesionado. Me pasaba que miraba fotos y pensaba mientras lloraba, ‘Qué me pasó que no me veo así’, y no encontraba respuestas. Miraba fotos de cuando tenía 12 años y pensaba ‘Loco, yo era feliz acá, qué me pasó que ya no lo soy’. El clic me hizo una vez en Castelar, cuando vivía ahí. Estaba entrando en calor con unos pibes, que corren bien pero tienen su laburo, no viven de esto. Y se reían, la pasaban bien. Y me dije, ‘¿Por qué yo no puedo disfrutar como ellos?’ Ahí fue cuando dije ya está, no quiero hacer más esto, no era feliz haciéndolo. Hoy disfruto del camino, puedo elegir qué es lo que quiero comer, disfruto de tomar unos mates, de pasear a los perros. Y hoy puedo disfrutar de correr de nuevo, puedo ganar y quiero ganar, pero si no gano no pasa nada.”


Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s